MANTENIENDO EL CUERPO CALIENTE CON CREMAS DE VERDURAS: CREMA DE ZANAHORIA Y RÚCULA

 

El invierno ha tardado lo suyo pero anda que no hemos pasado frío estos últimos días… Ni los rayos de un sol tímido han conseguido calentar aunque sea un poco el aire…

Ya lo he comentado muchas veces pero en casa somos adictos a las cremas de verduras calentitas en invierno y frías en verano. Rara es la noche en que no cae una. Pinchando aquí o en el logo podréis ver muchas más ideas de sopas y cremas para calentaros por dentro.

 

Os gustan las cremas calentitas y como somos de variar mucho pues algunas veces nacen combinaciones curiosas, resultado de lo que tengamos en la nevera o en la despensa en aquel momento.

 

Es así como nació la receta de hoy, una mezcla de zanahorias que siempre tenemos en la nevera y un puñado de rúcula, cosechada en el maceto-huerto antes de las heladas de los últimos días. El resultado nos han encantado, así que me fui a mitad de la comida a sacarle fotos :o)

Aprovecho esta entrada para deciros que he creado un índice de recetas con Zanahorias, un alimento básico a muy buen precio y disponible todo el año. Podéis ver las recetas pinchando aquí o en el logo.

 

¡Feliz miércoles a tod@s!

MANTENIENDO EL CUERPO CALIENTE CON CREMAS DE VERDURAS: CREMA DE ZANAHORIA Y RÚCULA

CREMA DE ZANAHORIA Y RÚCULA

Para 4 personas

 

600g de zanahorias

100g de rúcula

1 l de agua filtrada

1cc* de caldo vegetal

1cc* de aceite de oliva

Sal, pimienta

 

Pelamos la cebolleta y la cortamos en medias lunas finas. Pelamos las zanahorias y las cortamos en lonchas finas. Calentamos el aceite de oliva y sofreímos la cebolleta con una buena pizca de sal hasta que esté tierna. Añadimos las zanahorias y seguimos salteando un par de minutos más.

Añadimos el caldo vegetal, el agua, tapamos y cocemos a fuego medio unos 15/20 minutos hasta que las zanahorias estén tiernas.

Mientras tanto, limpiamos bien la rúcula y la escurrimos.

Cuando las zanahorias estén listas, añadimos la rúcula, damos un hervor mezclando un par de minutos hasta que “caiga” la rúcula y apartamos del fuego.

Trituramos bien finita la crema y ajustamos de sal y pimienta.
Servimos bien caliente, acompañado de un chorrito de aceite de oliva si nos apetece.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café