SEGUIMOS CON MÁS GALLETAS NAVIDEÑAS: LEBKUCHEN DE ESPECIAS NAVIDEÑAS Y CHOCOLATE

 

Cada día huele más a Navidades, y no escribo esto porque tengo unas tandas de polvorones de canela esperando fuera a la fresca y otras en el horno en este mismo momento :o)

 

En casa me gusta regalar detalles caseros comestibles, y hoy toca una receta de Austria que descubrimos al hacer un viaje para ver los mercadillos de Navidad del Alto Adige cuando vivíamos en Italia.

 

Son unas galletas con sabor intenso a especias combinado con el toque de chocolate ideal. Tienen matices parecidos al pan de especias pero en plan galleta.

 

Espero que os guste la receta y si buscáis más ideas de cestas navideñas, podéis verlas pinchando aquí.

 

¡Feliz miércoles!

 

Un día como hoy hace…

… 1 año: Pan de Especias con Mermelada de Naranjas Amargas (en conserva)

… 2 años: Tortilla de Espagueti de Mar & Gambitas

… 3 años: Granola Exótico

… 4 años: Crema de Castañas con Vieiras

… 5 años: Natillas de Polenta, Pomelo & Azafrán

… 6 años: Foie gras mi-cuit casero

… 7 años: Azúcares de Cítricos

SEGUIMOS CON MÁS GALLETAS NAVIDEÑAS: LEBKUCHEN DE ESPECIAS NAVIDEÑAS Y CHOCOLATE

LEBKUCHEN DE ESPECIAS NAVIDEÑAS Y CHOCOLATE

Para unas 30 unidades

 

2 huevos medianos

100g de azúcar blanquilla

25g de miel

90g de almendras sin tostar picadas pero no molidas

90g de almendras en polvo

1½ cc* de canela molida

1cc* de especias para pan de especial

½ cc* de jengibre molido

100g de harina

50g de harina de centeno

1cc* de bicarbonato

 

Para el glaseado

50g de azúcar glas

Un poco de zumo de limón (un par de cucharadas)

120g de chocolate fondant 71%

 

Para formar las galletas

Guantes de plástico desechables

Un poco de mantequilla a temperatura ambiente

 

Batimos los huevos con el azúcar hasta obtener una textura espumosa y blanca. Después añadimos la miel, las almendras picaditas, las almendras molidas y las especias. Mezclamos bien y añadimos las dos harinas mezcladas con el bicarbonato.

Nuestra masa tiene que estar libre de grumos y harina visible pero no es manejable y se pega en las manos. La envolvemos en un papel film y la reservamos en la nevera por lo menos 4 horas o mejor si podemos una noche completa.

 

El día siguiente o cuando estemos listos para hornear las galletas, forramos 2 bandejas de horno con una base de silpat o papel de horno (en este caso, lo untaremos con un poco de mantequilla) y nos metemos los guantes de plásticos y los untamos ligeramente con mantequilla ya que la masa se pega en los dedos y así se maneja muy bien.

Vamos cogiendo una cucharadita de masa y formamos con los guantes unas bolitas del tamaño de una nuez pequeña. Vamos colocándolas en la bandeja del horno sin aplastarlas dejando bastante espacio ya que crecerán un poco durante el horneado. Seguimos así hasta agotar la masa. Dejamos secar las bolitas de masa a temperatura ambiente por lo menos 12 horas (o en el balcón si hace mucho calor o en la nevera, dependiendo del clima, ¡claro!) o una noche completa.

 

Calentamos el horno a 160º y horneamos los lebkuchen unos 10 minutos, crecerán un poco pero no debemos cocerlos en exceso, no tienen que dorarse y quedar blanditos por dentro ya que tomarán cuerpo cuando se enfríen.

Dejamos que se enfríen del todo en una rejilla de repostería.

 

Para el glaseado

Cuando están bien fríos, podemos ir a por el glaseado. Mezclamos el azúcar glas con un poco de zumo de limón y vamos añadiendo poco a poco el zumo hasta obtener un glaseado bastante espeso pero que podemos pintar con facilidad con una brocha.

Con cuidado, vamos “pintando” cada lebkuchen con el glaseado y dejamos que se seque del todo, por lo menos 6 horas antes de pasar al siguiente paso.

 

Para la base de chocolate

Cuando estén bien fríos podemos bañarlos con el chocolate de la siguiente manera. Derretimos la mitad del chocolate al baño maría y cuando esté le añadimos el resto del chocolate picado fuera del fuego. Mezclamos bien hasta que todo quedé bien fundido.

Con la ayuda de una brocha, vamos pintando la base de las galletas de una en una. Dejamos en la rejilla con las patas arriba para que se sequen del todo y ya la tenemos listas.

 

Se conservan bien unas 2 semanas en una lata hermética pero con el paso de las semanas de tiernas se secan un poco, siguen buenas pero distintas.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café