UNAS RICAS GALLETAS PARA EL CAFÉ DE MEDIA MAÑANA O PARA LA MERIENDA: LAS GALLETAS DE MANTEQUILLA DANESAS DE PAULA

Ya tengo en el blog varias galletas de mantequilla: las favoritas de Polyanna con una combinación de harina de trigo y harina de arroz, las de mi amiga Maïte llamadas Spritz típicas del este de Francia y muchas más.

 

Pero no sé qué tendrán las galletas de mantequilla que son adictivas: siempre me apetece probar nuevas recetas. En este caso, la receta es del blog de Paula, Con las zarpas en la Masa. Son perfectas cuando queremos galletas que conserven su forma mientras se hornean. En este caso, Polyanna quería que se vieran muy bien las caras de Rapunzel y La Bella Durmiente para su cumple.

UNAS RICAS GALLETAS PARA EL CAFÉ DE MEDIA MAÑANA O PARA LA MERIENDA: LAS GALLETAS DE MANTEQUILLA DANESAS DE PAULA

Claro que como todas las galletas de mantequilla, tienen un gran fallo: desaparecen como por arte de magia. No sé porque será…

 

¡Feliz miércoles a todos!

UNAS RICAS GALLETAS PARA EL CAFÉ DE MEDIA MAÑANA O PARA LA MERIENDA: LAS GALLETAS DE MANTEQUILLA DANESAS DE PAULA

GALLETAS DE MANTEQUILLA DANESAS DE PAULA

Para una buena cantidad de galletas

 

200g de mantequilla con sal

150g de azúcar blanquilla

1 huevo grande

1cc* de pasta de vainilla

350g de harina tamizada

1 huevo batido pequeño (opcional, para dorar)

 

Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que quede como una crema ligera y blanquecina.

Añadimos el huevo y la pasta de vainilla y mezclamos bien para integrarlos.

Terminamos añadiendo la harina y mezclamos hasta obtener una masa lisa pero sin amasar para que no se ponga dura.

Separamos la masa en 2 trozos y la estiramos entre 2 hojas de papel vegetal, para obtener un grueso de 0,5cm. Reservamos en la nevera por lo menos 1 hora o una noche si no va mejor.

Calentamos el horno a 180º con calor ventilado.

Cortamos con las formas que más nos gusten y vamos colocando sobre la bandeja del horno forrada con un Silpat o papel vegetal. Como podéis ver en las fotos, en algunas estampé la cara de Rapunzel de Disney (las niñas la reconocieron enseguida!!), a otras les puse un palo para que queden como piruletas, vamos que dan mucho juego :o)

Podemos volver a juntar los recortes pero sin trabajar la masa y si se pusiera muy blanda por el calor de la cocina, la volvemos a dejar un ratito en la nevera antes de seguir cortando.

Si los vamos a dorar con huevo, lo batimos y con una brocha les damos una pincelada a las galletas cortadas.

Horneamos unos 10-12 minutos, vigilando que se doren ligeramente pero no en exceso.

Sacamos del horno y dejamos enfriar 10 minutos en la misma bandeja del horno para que no se rompan y con cuidado los pasamos en una rejilla para que terminen de enfriarse.

Los conservamos en una lata bien cerrada y se conservan muy bien unas 3 semanas.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café