HELADO DE HORCHATA


Ya lo he comentado en alguna ocasión, los miércoles por la tarde, Polyanna no tiene cole y solemos preparar algo especial para sus meriendas, esté sola o con amigos en casa.

Siempre me sorprende las ganas que tienen los más pequeños de meterse en la cocina… Nosotros estamos acostumbrados a tener la niña por la cocina siempre, preparando alguna vinagreta o ensalada, pero parece ser que no es así en muchas casas. Con lo bien que se lo pasan, ¡y nosotros también!

Durante la mayor parte del año voy alternando los mejores cookies del mundo con las galletas de Lacasitos, pero ahora que ha llegado el verano, tiramos más a helados y sorbetes.

Y cuando el calor, aprieta, siempre apetece una rica horchata, ¿verdad? Aprovechando que ya falta poco para ir a reponer existencias, hace un par de semanas preparamos este helado de horchata que me encantó. Refrescante no, ¡lo siguiente!

Si os gustan los helados, no dejéis de ir a ver el índice de Helados & Sorbetes del blog y para rematar, seguro que los cucuruchos caseros os sirven.

¡Feliz miércoles a tod@s!

Para 8/10 bolas grandecitas

500ml de horchata

1CS* de maicena

2 huevos, yemas y claras por separado

1CS* de azúcar**

1CS* de miel líquida con poco sabor tipo Mil flors

2 hojas de gelatina

Ponemos la gelatina en remojo en agua helada.

En un cazo mediano, calentamos la horchata hasta que esté a punto de hervir. Mientras, batimos las yemas con el azúcar y la miel hasta que la mezcla blanquee. Añadimos la fécula de maíz y mezclamos para que no queden grumos. Entonces vertemos la horchata encima y removemos bien.

Volcamos en el cazo y cocemos a fuego alto unos minutos hasta que la mezcla espese ligeramente.

Apartamos del fuego y añadimos la gelatina bien  escurrida, mezclamos bien hasta integrarla por completo. Tapamos con papel film tocando la preparación y dejamos enfriar antes de reservar en la nevera.

Cuando la mezcla esté enfriada del todo (mínimo 4 horas), montamos las claras a punto de nieve. Pasamos la mezcla enfriada por la batidora para que esté bien lisa (la crema habrá cuajado por la gelatina y para poder integrar las claras, mejor que sea una crema lisa) y añadimos las claras con movimientos suaves para que no se rompan.

Encendemos la sorbetera-heladera y vertemos la mezcla bien fría, dejamos funcionar unos 20/30 minutos y ¡lista para servir!

Si no la vamos a servir al momento, la pasamos en un tupper de plástico, tapamos y reservamos en el congelador.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* CS: Cuchara Sopera

**La cantidad de azúcar puede ajustarse según lo dulces que os gusten los helados y también dependiendo de la marca de horchata que uséis para preparar la receta. Si queréis un resultado más dulce, es el momento de añadir el extra de azúcar.

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario