GRATÉN DE PATATAS & CEBOLLA CON LECHE

Copie de Gratin de pommes de terre au lait (12)

Cuando el frío se hace más presente, Santa Patata vuelve en casa. Nos encanta prepararla de mil y una maneras pero las noches de invierno es con la receta de hoy que la preferimos.

 

Durante muchos años hicimos unas recetas parecidas pero con nata o bechamel, cosas más pesadas. Y un día leí que las recetas más típicas de este gratén no llevaban ni nata, ni queso (eran platos de gente modesta): ¡solo leche!

 

Hicimos unos cuantos intentos o inventos y aquí os dejo nuestra versión favorita que le añade un toque de cebolla doradita a la suavidad y cremosidad de la patata.

 

Además es una receta de las que a mí más me gustan: se puede preparar con antelación y acabarse de cocer en el último momento.

 

¡Un poco de calor en medio del frío invierno!

Copie de Gratin de pommes de terre au lait (15)

 

GRATÉN DE PATATAS Y CEBOLLA CON LECHE

Para 4 personas

 

1kg de patatas para el horno

1l de leche desnatada

2 dientes de ajo

1CS* llena de fécula de patata (o maízena)

5 cebollas

1cc** aceite de oliva

Sal, pimienta

Nuez moscada

 

Pelar las patatas y cortarlas con una mandolina en lonchas de unos 3 mm, cuanto más regulares, mejor.

Hervir la leche con un poco de sal, una pizca de moscada, un pelín de pimienta y los dientes de ajo pelados.

Añadir las patatas, bajar el fuego y tapar. Dejar cocer unos 25/30 minutos hasta que estén casi hechas.

Mientras tanto, pelar y cortar las cebollas y cocerlas con el aceite hasta que estén doradas y melosas. Colocar en una fuente que pueda ir al horno.

Con la espumadera, ir escurriendo las patatas cuando estén listas y colocarlas sobre las cebollas en la fuente horno.

Mezclar la fécula con 3 cucharadas de leche caliente y verter en la cazuela con la leche sobrante. Darle un hervor hasta que se espese la salsa y quede cremosa y untuosa. Rectificar el aliño si se precisa.

Verter esta “crema” sobre las patatas y la cebolla y dejar en reposo una hora (¡o más!) cubriendo con un papel transparente para que no se forme una crosta desagradable.

 

Calentar el horno a 180° y cuando esté listo, hornear el gratén unos 30 o 40 minutos hasta que esté bien dorado.

Servir tal cual, con una buena ensalada y un filete a la plancha.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* CS: cuchara sopera

** cc: cucharita de caféAssiettebis.png

Tal vez te apetezca también


7 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • elvira, 12 de febrero de 2010 Responder

    Con muchíiiiisimo frío jaaja,y con mucha nieve, pero por lo que he visto en las noticias por esas tierras tampoco os falta!!!! Besos

    • Palmira, 12 de febrero de 2010 Responder

      Pues no te creas... aqui en Barcelona ciudad frio hace pero de nieve nada pero que nada!!!
      Eso si cuando se pone el sol es para morirse, no estamos acostumbrados !
      Besos,
      Palmira

  • elvira, 12 de febrero de 2010 Responder

    Siempre lo he preparado con nata  y queso   aunque reconozco que me encatan si que resultan pesadas, así que para la próxima las preparo con tu receta. Un beso y buen fin de
    semana

    • Palmira, 12 de febrero de 2010 Responder

      Veras que el resultado es bastante soprendente por ser tan ligero pero muy suave y sabroso... Y ni te cuento las calorias ahorradas !!!
      Un beso y buen fin de semana (con mucho frio para ti también?)
      Palmira

  • Marhya, 11 de febrero de 2010 Responder

    Tiene que entrar de maravilla, se ve de lo más apetitoso. me imagino la textura de deshacerse en la boca. ummm, qué rico!!
    Besos.

  • Paula, 11 de febrero de 2010 Responder

    Palmira, hoy ha estado nevando en Zaragoza y para mañana anuncian más nieves, este plato sencillo es una maravilla.

    Besos wapa, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    • Palmira, 11 de febrero de 2010 Responder

      He visto por la tele cuanta y cuanta nieve... aqui en Barcelona hace bastante frio pero con un sol agradable... Un plato para estos dias, seguro, seguro !
      Besos,
      Palmira