La tarta helada de limón de mi abuela (20)

Mi abuela era una amante de las recetas rápidas y sencillas, especialmente si se podían preparar con antelación o, todavía mejor, cuando mejoraban  pasando por el congelador.


Decía que así siempre las tenía a punto “por si llegaban invitados sorpresa” y es cierto que en su casa, solía ser algo habitual.

 La tarta helada de limón de mi abuela (6)

Es una receta perfecta para el verano por lo refrescante que es pero en casa también nos gusta para concluir una comida un día de fiesta.

 

Además no necesita horno por lo cual es perfecta para prepararla con los peques de la casa.

 

La base es de galletas, yo ni siquiera pensaba que mi abuela pudiera saber lo que eran galletas Digestive jejeje. El relleno “cuaja” como por arte de magia, os parecerá que todos los ingredientes son muy líquidos y que no hay manera pero por alguna reacción química tenemos un relleno denso y cremoso.

 BLOG-2758PF640-480.jpg

Mi abuela nos dejó hace unos días, y éste fue el último postre que nos preparó el pasado mes de agosto cuando fuimos a pasar unos días de vacaciones con ella. Esta entrada para decirle cuanto la echamos de menos aunque creo que donde esté, ya lo sabe :o)

 La tarta helada de limón de mi abuela (16)

LA TARTA DE LIMÓN (CASI) HELADA

DE MI ABUELA

Para 6 personas

 

170g de galletas Digestive

85g de margarina sin hidrogenar

2 limones grandes (el zumo y la piel rallada muy fina)

200g de leche condensada azucarada

20cl de nata 18% MG

 

Trituramos las galletas con la margarina hasta obtener una masa de tipo arena mojada.

Colocamos la masa apretando bien con un vaso en un molde desmontable para formar la base de la tarta.

Reservamos en la nevera.

Guardamos un par de lonchas muy finas de los limones para decorar.

Exprimimos el zumo y rallamos la piel.

Batimos la leche condensada con la nata. Después añadimos el zumo de limón y la ralladura del limón y como por arte de magia la textura se vuelve más densa y espesa.

Vertemos esta mezcla sobre la masa, alisamos y decoramos con las rodajas de limón.

Reservamos en el congelador por lo menos 3 o 4 horas.

Un par de horas antes de comer, guardamos la tarta en la nevera y servimos bien fría pero sin estar helada.

cocido de sopa 

Con esta receta participo en el concurso Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados, promovido por el blog Cocido de Sopa”.

 

Bon profit!