Tapioca-con-agua-de-rosas-y-miel--2-.JPG

Cuando Polyanna empezó a comer purés y cereales (hace ya mucho tiempo jejeje), volvimos a probar ingredientes que no formaban parte de nuestra alimentación desde ya mucho años, creo que sobretodo porque no los sabíamos preparar.

 Tapioca con agua de rosas y miel (10)

Entre estos ingredientes estaba la tapioca… primero la usamos para espesar calditos de verduras y carnes (como aquí) y después para dar textura a cremas de verduras y carne. Más tarde empezamos a preparar postres con tapioca y entre todos, estaba el que comparto hoy, una delicia que muchos domingos por la tarde nos sirve de merienda para olvidar que “mañana ya es lunes”.

 Tapioca con agua de rosas y miel (8)

Es una receta de Heidi Swanson del excelente Super Natural Every Day, sin duda uno de los libros de recetas más aprovechado que tenemos en casa. Imprescindible para quien le guste cocinar de una manera poco clásica.

 natilles-2013-01.jpg

Como este mes Memòries d’una cuinera nos invitaba a compartir alguna receta de natilla, esta versión un poco diferente me parece perfecta para el reto :o)

 Copie de Petites crèmes au citron diabétiques (4)

Y para quien busque más opciones, no os olvidéis de las natillas de limón aptas para diabéticos…

 Natillas de polenta y pomelo (9)

O de las natillas de polenta, azafrán y pomelo.

Tapioca con agua de rosas y miel (5) 

NATILLAS DE TAPIOCA CON AGUA DE ROSAS Y MIEL

Para 4 personas o 6 copitas

 

710ml de leche desnatada

70g de tapioca “Perlas del Japón”

2 yemas de huevo batidas ligeramente

1 buena pizca de sal

80g de miel suave Mil flores en nuestro caso

La piel rallada de un limón pequeño

1cc* de agua de rosas**

 

Para servir

Pistachos tostados sin sal picados

Frambuesas al gusto

 

En una cazuela más bien grande, colocamos 250 ml de leche junto con la tapioca y dejamos en remojo entre 30 y 60 minutos.

Añadimos al cabo de este tiempo el resto de la leche, las yemas de huevo batidas y la miel con la pizca de sal.

Cocemos a fuego medio-suave mezclando de vez en cuando hasta que empiece a hervir suavemente (en casa tardó unos 15 minutos), bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se cuezan las perlas del Japón, dependiendo del tamaño que tengan puede durar más o menos (en casa tardó 15 minutos más), hay que ir mezclando regularmente para que no se pegue. Para saber si está listo, basta con mirar las perlas y si se han vuelto completamente transparentes es que están listas.

Cortamos el fuego, añadimos la piel del limón rallado y el agua de rosas. Mezclamos bien y repartimos en cuencos para que se temple.

Decoramos con las frambuesas y los pistachos tostados picados.

Se puede comer templado o frío pero nos gustó más templadito en casa.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

** dependiendo de la marca del agua de rosas que tengas a mano, puedes necesitar un poco más, lo mejor es ir probando y fiarte de tu paladar :o)

Assiettebis.png