Copie de Courgettes sautées ail et thym (3)

En nuestra nevera, si hay una verdura que no puede faltar (me da angustia cuando ya no nos quedan porque es mi verdura salvadora por lo rápida y sencilla que es de preparar) es el calabacín.

 

Es ligero, se conserva bien, se puede preparar de mil y una maneras y siempre sale bien, de la cremita de verduras a la que le da un toque cremoso sin nata o patata a la salsa para acompañar pasta.

 

La receta de hoy no tiene nada del otro mundo pero es uno de nuestros básicos y sé que en más de una ocasión, nuestros invitados la encontraron estupenda (casi nos daba vergüenza servirla pero cuando la gente se queda varios días ¡tienes que ir improvisando!).

 

A nosotros, nos parece una alternativa estupenda y sabrosísima al calabacín hecho al vapor. Todo el secreto de la receta es tener suficiente paciencia para que el ajo se dore bien para darle todo su sabor al aceite… pero sin pasarse para que no se queme.

 

¡Operación bikini a la vista!

Copie de Courgettes sautées ail et thym

CALABACÍN SENCILLAMENTE SALTEADO CON AJO Y TOMILLO

para 3 personas

 

2 calabacines hermosos

2 cebolletas tiernas

2 dientes de ajo

1 cc* de aceite de oliva

1cc* de tomillo seco (o de orégano)

Sal, pimienta

Nuez moscada (opcional)

 

Calentar el aceite y cuando esté caliente, añadir los dientes de ajo pelado y “golpeados” para que se doren y le den sabor al aceite.

Cuando estén bien dorados, añadir las cebolletas frescas peladas y cortadas en daditos pequeños. Dorar unos 5 minutos más.

Pelar el calabacín, cortarlo en rodajas partidas por la mitad. Añadir en la sartén y mezclar bien.

Salpimentar, añadir la nuez moscada y el tomillo en polvo.

Cocer unos 7-10 minutos hasta que los calabacines estén hechos pero que estén todavía un poco crujientes.

Se pueden servir en caliente o en tibio, con pescado o pasta.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc : cucharita de café


½ P por persona

Assiettebis.png