CADA DÍA HUELE MÁS A PRIMAVERA POR AQUÍ: SCONES DE RUIBARBO

Y no lo digo ni por las temperaturas ni por el sol, pero poco a poco los mercados se llenan de fresas, de guisantes y… ¡de ruibarbo! Así que aprovechando la primera compra de ruibarbo del año preparé estos maravillosos scones con el punto un poco ácido pero tan rico del ruibarbo.

 

No se me ocurre mejor desayuno para este laaaargo fin de semana, porqué toca el 2º puente de mayo, 3 días para terminar el mini huerto urbana y disfrutar del bosque con Polyanna :o)

CADA DÍA HUELE MÁS A PRIMAVERA POR AQUÍ: SCONES DE RUIBARBO

La receta es sencilla y bien se podría preparar con cualquier fruta, con fresas quedan estupendos también. Y además de estar riquísimos se congelan perfectamente bien una vez cocidos y cuando se nos antojen, basta hornearlos a 180º durante 12/15 minutos para que vuelvan a estar tan tiernos y crujientes como recién preparados.

 

Os deseo un muy feliz fin de semana y nos vemos el domingo ¡que toca reto Tarta de Manzana!

CADA DÍA HUELE MÁS A PRIMAVERA POR AQUÍ: SCONES DE RUIBARBO

SCONES DE RUIBARBO*

Para unos 10 scones grandecitos

 

Para el relleno de ruibarbo

285g de ruibarbo pelado y cortado en trocitos de ½ cm

1CS** de maicena

3CS** de azúcar moscovado

 

Para los scones

350g de harina

1 ½ cc*** de levadura tipo royal

½ cc*** de sal fina

115g de mantequilla muy fría cortada en daditos

105g de azúcar blanquilla

150g de crème fraîche

1cc*** de vainilla líquida

 

Para el relleno de ruibarbo

Mezclamos el ruibarbo cortado con la maicena y el azúcar moscovado y dejamos reposar unos 30 minutos, mezclando de vez en cuando para que se vaya derritiendo el azúcar.

 

Para los scones

Calentamos el horno a 215º, calor arriba y abajo sin ventilador.

Mezclamos la harina con la levadura y la sal.

Añadimos la mantequilla y mezclamos hasta obtener una textura arenosa y que no queden trozos grandes mantequilla.

Añadimos el azúcar (menos 2 CS** para el acabado) y mezclamos bien.

Acabamos añadiendo al mismo tiempo la crème fraîche y el ruibarbo marinado y amasamos con las manos, tenemos que obtener una masa blanda, que se pega poco a las manos.

Pasamos la masa en la mesa de trabajo previamente ligeramente enharinado  y la separamos en 2. Le damos forma redonda a la primera bola de masa con las manos, dejándola con un grosor de 1 ½ /2 centímetros. Cortamos en 4 o 6 triángulos dependiendo el tamaño que queramos de scones y los vamos colocando en la bandeja del horno previamente forrada con una base de silpat o de teflón.

Volvemos a hacer lo mismo con la masa que nos queda.

Espolvoreamos los scones con el azúcar reservado y horneamos durante 25/30 minutos hasta que los scones tengan un bonito tono dorado.

Servimos calientes, tal cuales ya son una pura golosina, pero con un poco de nata montada o de mermelada de fresas casera (o ambas cosas)… ¡mejor no os lo cuento que sino sólo pensaréis en ello!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La receta es una ligera adaptación de la receta de Food52, aquí.

**CS: Cuchara Sopera

***cc: cucharita de café