BUNDT CAKE DE NUECES PECANAS & WHISKY CON GLASEADO DE CARAMELO SALADO


Hoy toca nueva receta de bundtcake. Hoy mi marido cumple años y le quería felicitar desde aquí también :o)

¡¡Muchas felicidades!!

Y como en casa, muchas celebraciones suelen concluirse con un bundtcake generoso…

Hoy se trata de un bundtcake sofisticado y elegante, con un rico sabor a frutos secos y el toque de aroma del whisky. El glaseado no es obligatorio pero os puedo asegurar que remató el asunto de manera exquisita. Con un café es un bundtcake ideal, aunque más de adultos que de niños. Ellos son más de bundtcake de vainilla o de bundtcake de chocolate con leche.

Como muchas veces me pasa con los bundtakes, no tengo fotos del corte, lo trajimos a una fiesta y allí ni siquiera recordé sacar una foto con el teléfono!

Si buscáis más ideas de bundtcakes, no dudéis en pasaros por aquí, seguro que alguno os apetecerá.

También quería deciros que aquí empiezan las vacaciones esta noche así que los próximos días estaré más pendiente de pasear, jugar y reír con Polyanna :o)

¡Feliz fin de semana!

Bundtcake de Nueces Pecanas y Whisky con Glaseado de Caramelo Salado

Hoy...

BUNDT CAKE DE NUECES PECANAS & WHISKY CON GLASEADO DE CARAMELO SALADO

Para un molde de 10-12 cups

Para el bundtcake

250g de nueces pecanas

325g de harina

1cc* de levadura

1cc* de bicarbonato

225g de mantequilla

½ cc* de sal

100g de azúcar blanquilla

225g de azúcar rubio (usé vergeoise blonde)

4 huevos grandes (290g pesados)

2CS** de whisky

1cc* de extracto de vainilla

245g de leche entera

Para el glaseado de caramelo salado

140g de azúcar

110ml de nata líquida 35% MG

40g de mantequilla

1CS* de whisky

Una buena pizca de flor de sal

Para el bundtcake

Empezamos tostando las nueces pecanas. Calentamos el horno con calor ventilado a 180º. En la bandeja del horno, repartimos las pecanas y las tostamos unos 10-12 minutos vigilando y con cuidado porque pasan de tostadas a quemadas en cuestión de segundos.

Las dejamos enfriar y reservamos unas cuantas para la decoración final y picamos toscamente las demás.

Tamizamos la harina con la sal, la levadura y el bicarbonato y reservamos.

Mezclamos la leche con la vainilla y el whisky. Reservamos.

Batimos con la K de la batidora la mantequilla pomada con el azúcar unos 5-7 minutos, a velocidad media alta hasta que la mezcla coja volumen y ligereza.

Entonces añadimos los huevos de uno en uno, esperando que el primero se integre por completo antes de añadir el siguiente.

Rascamos bien el bol de la batidora para que todos los ingredientes se integren bien.

Terminamos añadiendo la harina en 3 veces alternando con la leche en 2 veces.  Ojo de no batir demasiado, sólo se trata de que todos los ingredientes estén integrados.

Con la espátula, añadimos las nueces pecanas tostadas y mezclamos para repartirlas en la masa.

Preparamos el molde untándolo bien con el spray desmoldante y reservamos.

Repartimos la masa en el molde de bundt cake  y con cuidado vamos pegando el molde suavemente para que no nos queden burbujas de aire que podrían quedar feas después.

Horneamos 45 minutos (cada horno es un mundo, así que tendréis que ir vigilando a partir de los 40 y hasta los 50 minutos), comprobamos pinchando con un palillo como de costumbre.

Después seguimos los pasos clásicos para desmoldar un bundt. Dejamos el molde enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos exactamente. Pasado este tiempo, sacudimos con cuidado el molde por todas partes para que se desmolden perfectamente todos los detalles (se nota por el ruido que el bundt cake ya está suelto por todas partes) y con mano firme, le damos la vuelta y lo dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos. Dejamos enfriar por completo antes de añadir el glaseado de caramelo.

Para el glaseado de caramelo salado

Para el glaseado, preparamos un caramelo en seco, vertiendo directamente el azúcar en una sartén sin nada de agua como aquí.

Cuando tengamos un caramelo oscuro, dejamos en el fuego y añadimos la mantequilla cortada en trocitos. Mezclamos bien hasta que huela a avellana tostada y terminamos añadiendo la nata que tendremos caliente, casi hirviendo. Apartamos del fuego y añadimos la pizca de sal y el whisky (podemos añadirle más si nos gusta). Mezclamos bien, dejamos enfriar unos minutos antes de verter sobre el bundtcake. Dejamos que se solidifique antes de servir el bundtcake.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

Tal vez te apetezca también


0 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario