AIG 2017 & LUNAS DE AVELLANA & CHOCOLATE

Claro que el mes de Diciembre no es sólo para menús navideños… ¡También es para las galletas de Navidad y el AIG!

Este año mis regalitos del AIG 2017 han llegado de la mano de Sara del blog Una gata en la cocina y todos han sido muy acertados…¿Veis que monos todos con su papel inspirado en París?

Cada paquete venía acompañado por una explicación de su contenido…

Una tasa perfecta para mis tés del día…

Unas galletas de té matcha y chocolate blanco que desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos…

Un té de algas y limón que es ideal para reponer fuerzas y energía en invierno:

Una preciosa bandeja (nunca me sobran, las bandejas son para mí como los moldes):

Y lo que más ha gustado a Polyanna:¡un timbre como en las cocinas profesionales! No hay comida en que no le dé al timbre gritando que es hora de comer jejeje

Muchas gracias Sara por todos estos regalos y muchas gracias también a Alicia de Sabor a Fresa que un año más ha permitido a este evento existir :o) Y si queréis ver que le he regalado a Cris quien ha sido mi AIG, podéis ver su entrada aquí.

Y ahora volvamos al tema del día, las galletas de Navidad… Ya sabéis cuanto me gusta poder regalar cositas caseras a amigos y familiares y entre las galletas que más me gustan están los Vanille Kipferl, unos bocados que se deshacen en la boca y que están de vicio.

Hoy os traigo la versión extra golosa de los Vanille Kipferl, donde mitad de la galleta está recubierta por una fina capa de chocolate de cobertura. Irresistibles…

¿Pongo las galletas y ponéis el té?

¡Feliz semana a tod@s!

Para unas 40 galletas

120g de avellanas crudas (sin tostar)

250g de harina

175g de mantequilla a temperatura ambiente

100g de azúcar blanquilla

80g de chocolate fondant 71% (opcional pero muy recomendable)

Trituramos las avellanas con una cucharada de azúcar para obtener un polvo fino.

Lo mezclamos con la harina, el azúcar, la pizquita de sal.

Añadimos la mantequilla y amasamos ligeramente hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

Con la ayuda de un rodillo, estiramos suavemente la masa entre 2 hojas de papel film hasta obtener un grueso de algo menos de 1 centímetro y dejamos reposar en la nevera por lo menos 2 horas (o mejor toda una noche).

Cuando estemos por hornear las galletas, calentamos el horno a 175º.

Después del tiempo de reposo, cortamos la masa con las formas que más nos gusten.

Vamos colocando las galletitas sobre la bandeja del horno previamente forrada con una hoja de papel vegetal o de teflón.

Horneamos unos 12/15 minutos (no tienen que dorar mucho) y dejamos que se enfríen fuera del horno unos 5 minutos antes de pasarlos a una rejilla de repostería para que acaben de enfriarse del todo.

Cuando estén bien fríos podemos bañarlos con el chocolate de la siguiente manera. Derretimos la mitad del chocolate al baño maría y cuando esté le añadimos el resto del chocolate picado fuera del fuego. Mezclamos bien hasta que todo quedé bien fundido.

Con la ayuda de una brocha, vamos pintando las galletas de una en una hasta la mitad aproximadamente. Dejamos en la rejilla para que se seque del todo y ya la tenemos listas.

Se conservan bien unas 2 semanas en una lata hermética pero dudo que os duren tanto.

Bon profit!

Algunas explicaciones útiles o no tan útiles

* Receta del libro Bredele de Noël des boulangers d’Alsace.

Tal vez te apetezca también


18 Comments

Leave A Comment

Deja un comentario

  • Cuca, 13 de diciembre de 2017 Responder

    Pongo el té encantada para estas galletas y hasta una taza de chocolate bien grande para Polyanna que seguro agradece. Los regalos de AIG son preciosos y seguro que les das muy buen uso. ¡Besos milª

    • Palmira, 15 de enero de 2018 Responder

      Pues mujer ya sabes, sólo tienes que acercarte a París y compartimos un momento juntas!
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • Isabel, 13 de diciembre de 2017 Responder

    Que bonitos regalos!! Disfrútalos mucho.
    Y esas lunas de avellana se ven deliciosas... Hay que probarlas!!
    Un saludo y felices fiestas!!

    • Palmira, 13 de diciembre de 2017 Responder

      A disfrutar de los regalos porque nos portamos muy pero que muy bien, ¿verdad? jejeje
      Y las lunas ojo que son un peligro. Quien avisa no es traidor!
      Besos,
      Palmira

  • Miquel, 12 de diciembre de 2017 Responder

    Unas buenas y sanas galletas y con esa capa de chocolate en la mitad las hace mas irresistibles.
    Bss

    • Palmira, 13 de diciembre de 2017 Responder

      Tienen muuucho peligro, ojo :o)
      Peto
      Palmira

  • Mercedes Caravaca Muñoz (DulceDiana), 11 de diciembre de 2017 Responder

    Guapa, preciosos regalos. He de decir que a mi como a Polyanna me encanta ese timbre es súper original.
    Tu galletas como siempre con pintaza y encima con chocolate, que ricas.
    Que lo disfrutes todo mucho.

    • Palmira, 13 de diciembre de 2017 Responder

      Me alegro que te gusten las galletas.
      Lo del timbre se me están viciando el padre y la hija, hay que ver con que ganas se sientan en la mesa jejeje
      Besos,
      Palmira

  • Nenalinda, 11 de diciembre de 2017 Responder

    Ains madre como me tientas uuummmmmmmmm que ricas se ven esas galletas de buena gana daba cuenta de unas cuantas, seguro estan de rexupete , te han quedado de relujo.
    Los regalos son una cucada este año no he podido participar y ahora me entra morriña cuando veo que os llegan los regalos.
    Bicos mil wapa.

    • Palmira, 13 de diciembre de 2017 Responder

      Este año me costó encontrar tiempo para participar pero tengo que reconocer que cuando llega tu paquetito es toda una alegría!
      Y las galletas, ojo que están de vicio!!!
      Besos,
      Palmira

  • Marhya, 11 de diciembre de 2017 Responder

    ¡Que pintaza, Palmira! Pues me venía ahora de bien una o mejor un par de ellas... que no veas. Avellanas y chocolate, menudo vicio ;-)
    Preciosos todos los regalos del AIG. Disfrútalos mucho.
    Un beso.

    • Palmira, 13 de diciembre de 2017 Responder

      Ojo que te puedo certificar que con 2 no bastan Marhya jejeje O pregúntaselo a Polyanna :o)
      Muchas gracias, a disfrutar que me he portado muy bien todo el año jejeje
      Besos,
      Palmira

  • Alicia, 11 de diciembre de 2017 Responder

    Que ricas galletas! A mí también me encanta hacer regalos caseros, me parece algo bonito y personal (y muy rico!). Y los regalitos del AIG me encantaaan! Son todos muy bonitos. La bandeja es super bonita, yo también tengo unas pocas y nunca me sobran, las doy un uso increíble! Disfruta mucho de tus regalos y Felices Fiestas!! Besos

    • Palmira, 15 de enero de 2018 Responder

      Un momento fantástico cad año el del aig!
      Y las galletas, ya sabes que en casa nunca faltan!
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • charo, 11 de diciembre de 2017 Responder

    son las segundas galletas que veo hoy que llevan avellana en su masa, va a ser que esto es una indirecta y las tengo que hacer....

    • Palmira, 11 de diciembre de 2017 Responder

      Yo creo que es una clara señal del destino jejeje Hay que ver como somos ;o)
      Besos y feliz semana,
      Palmira

  • La Cocinera de Bétulo, 11 de diciembre de 2017 Responder

    Bonitos regalos, la bandeja es preciosa!
    Qué ricas galletas, aptas para los que no pueden comer huevo y con esa capa de chocolate en la mitad, ideal para cogerlas por la otra parte y no mancharse los dedos.
    Hice tu pan de especias vegano, aunque acabó no siendo vegano porque la leche era de vaca, pero como lo regalé no llegué a probarlo, hice unas fotos a prisa y corriendo. Dijeron que estaba bueno, así que si las fotos quedan bien lo subiré al blog, si no tendré que repetirlo. Gracias.
    Besos.

    • Palmira, 11 de diciembre de 2017 Responder

      si me encanta la bandeja ;o)
      Me alegro que te animaras con la receta del pan de especias vegano, aunque lleve un poco de leche :o) Espero que les haya gustado a los destinatarios y sino ya sabes, a repetir receta como nos pasa a menudo en casa jejeje Para poder sacar fotos antes de que sólo queden migas!
      Besos y feliz semana,
      Palmira