Albóndigas de copos de quinoa (17)

Sin gluten

 

Tengo esta entrada pendiente desde un par de meses, pero no sabía cómo introducir el tema… Os aviso, me he enrollado un poco (vale, mucho).

 Albóndigas de copos de quinoa (19)

Todo empezó hace un par de meses cuando invité a mi tía y mi prima a comer. Enseguida me decanté por un menú sencillo ya que sabía que estaría sola con la peque para preparar la comida. Este menú era además particular ya que era APARENTEMENTE apto para celíacos. Le diagnosticaron la enfermedad celíaca a mi prima cuando era pequeñita y no quería que la comida fuese una pechuga de pollo asada con una ensalada. Me apetecía compartir un menú inspirado en recetas del blog.

 

De entrante, una crema de guisantes con vinagre de Jerez y de plato, un risotto de ceps y avellanas. De postre, un coulant de chocolate inspirado en mi soufflé de chocolate sin gluten. A primera vista, nada que contenga NATURALMENTE gluten. Pero cuando empecé a mirar la letra pequeña de muchos ingredientes me entraron escalofríos: ingredientes sin gluten no aptos para celíacos porque contenían trazas de, levaduras y E-xxx raros que también llevaban gluten… Y un sinfín de cosas parecidas.

 

Casi me hecho atrás y vuelvo al menú pollo+ensalada. Pero me puse en contacto con Mònica del blog Glutoniana que conocí por casualidad un día y me enamoré de sus recetas sin gluten pero vistosas y parecidas a las con gluten. Os remito a su blog para cualquier información sobre el tema de la enfermedad celíaca y sobre ideas de recetas aptas para celíacos, sus recetas de pan sin gluten están de muerte ;o). Me asesoró con mucho cariño y ¡me quitó el miedo de “envenenar” a mi prima!

 

Al ver que el tema no era tan sencillo, decidí vivir 72 horas en un mundo sin gluten… ¡Menudo desafío! Os cuento unos momentos de estos 3 días distintos.

 

Con mi menú en la cabeza, me fui al súper a comprar arroz para risotto, muy confiada… demasiado confiada, éste lleva trazas de gluten,  en éste no ponen nada, mala señal.

 

Seguimos con el caldo… bueno no pone que lleva gluten pero si la mayoría de marcas lleva algún ingrediente de la lista negra:

“La relación de ingredientes que suele aparecer en el etiquetado de productos alimenticios, que contienen o pueden contener gluten son:

Gluten, cereales, harina, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémola, proteína, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, extracto de malta, levadura, extracto de levadura, especias y aromas.”

Así que decido irme a la tienda de dietética del barrio (muy grande la tienda) para que me asesoren un poco que no hay manera sola… No sé si deciros que todavía fue peor por la poca información que tenían acerca del tema y todavía peor, las cosas increíbles que me dijeron.

 

El mejor ejemplo: “Llévate harina de espelta, que va muy bien para hornear y no lleva gluten”… Sin ser celíaca sé que la espelta es una variedad primitiva de trigo o sea que contiene gluten por narices.

 

Otro ejemplo para el chocolate para el postre. “Mujer, no creo que por llevar trazas de gluten te pase algo”. Seguro que a mí no me pasa nada, pero ¿a mi prima celíaca?

 

Y podría daros mil otros ejemplos… Pero lo que dejó parada fue el precio de los alimentos sin gluten… Para daros un ejemplo, la harina “normal” sale unos 0.69€ y la sin gluten a 4.69€… Os remito a la lista comparativa de precios que ha publicado Mònica porque es algo que me parece tremendamente injusto, ya que estos alimentos son algo como una medicación y no un capricho.

 

Imagino la desesperación que se puede tener el día que te diagnostican esta enfermedad y que te encuentras más sola que la una. Y ni me imagino ir al restaurante con esta enfermedad por miedo a las contaminaciones cruzadas. Seguro que cuando te vas acostumbrando, ya sabes que marcas comprar y donde puedes ir pero estoy convencida que los primeros meses deben de ser difíciles. Suerte que hoy con internet encontrar ayuda y apoyo de personas con problemas similares es mucho más sencillo.

 

Mònica, ¡moltes gràcies!

 

Bueno, paro de enrollarme y me voy a la receta de hoy, sin gluten, ¿cómo no ;o)? He usado uno de mis nuevos ingredientes favoritos, los copos de quinoa.

 

La quinoa no lleva naturalmente gluten y sus copos tampoco (pero ojo que en algunas marcas pueden llevar trazas de gluten). Son una manera muy agradable de consumir cereales de una manera distinta. Les estoy sacando mucho partido (a los copos de arroz también, os iré contando) ya que con ellos se pueden preparar cosas ricas y sencillas, muy sanas.

He sacado fotos de la quinoa…

 quinoa y copos de quinoa (2)

Y de los copos de quinoa…

 quinoa y copos de quinoa (1)

Para que podáis ver que son diferentes y que no se preparan de la misma manera:

 quinoa y copos de quinoa (4)

 

Y aquí llega la receta, unas albóndigas vegetarianas, plato único, apto para los más peques y su salsita de cilantro para mojarlas.

 pikerita sin gluten

Pikerita, espero que la receta les encante a tus hijos tanto como a nuestra peque que no dejó ni uno… ¡en mi plato! después de terminar el suyo.

 Albóndigas de copos de quinoa (3)

ALBÓNDIGAS VEGETARIANAS

DE COPOS DE QUINOA

(SIN GLUTEN)*

para 9 albóndigas grandes (tamaño tipo hamburguesa)

Para las albóndigas

200g de copos de quinoa

1 zanahoria

1 calabacín pequeño

½ cc** de sal

1cc** de comino en polvo

2CS*** de sésamo

2cc** de semillas de lino (o de pipas de girasol o de sésamo)

30g de queso rallado al gusto

100ml de leche

2 huevos

2cc** de aceite de oliva

 

Salsa para mojar

150g de queso fresco 0% MG tipo queso Quark

1CS*** de cilantro picado

1cc** de jengibre rallado

½ cc** de comino en polvo

Sal, pimienta

 

Para preparar las albóndigas

Pelamos y lavamos la zanahoria y el calabacín. Los rallamos y los cocemos por separado en un bol apto para microondas tapado con papel film pinchado con un par de agujeros: 2 minutos para el calabacín y 4 minutos para la zanahoria.

Dejamos que se templen.

Batimos los huevos con la leche, la sal y las especias, las semillas y el queso y añadimos los copos de quinoa y las verduras cocidas.

Mezclamos bien y dejamos en reposo un par de horas (todavía mejor de la mañana para la noche). Cuanto más tiempo estén en reposo, más sencillo será formar las albóndigas.

Para cocerlas, basta con calentar el aceite de oliva en una sartén, formar las albóndigas con las manos y dejar que se hagan 5 minutos por cada lado, primero a fuego fuerte y acabando con tapa a fuego suave.

Puedes escoger en formato grande:

Albóndigas de copos de quinoa (13)

o como aperitivo o formato mini, perfecto para nuestra peque de 15 meses:

Albóndigas de copos de quinoa (8)


Para la salsita

Batimos todos los ingredientes conjuntamente y la servimos muy fría con las albóndigas calientes o templadas.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*“Nota para celíacos: aseguraros que todos los ingredientes de la receta sea sin gluten y libres de contaminación cruzada.”

**cc: cucharita de café

*** CS: cuchara sopera

Assiettebis.png